Superusar, mejor que reciclar

superuse

Reciclar es económicamente rentable, así acaba de confirmar un estudio desarro llado por Waste & Resources Action Programme (WRAP), una organización británica sin ánimo de lucro. 
La producción de basura, de todo tipo, ha ido incrementando de forma asombrosa en los últimos veinte años en el llamado primer mundo.
Según estadísticas de la Unión Europea, el volumen de basura municipal generado en Europa occidental ha crecido un 23% entre 1995 y 2003, alcanzado la media de 577 kilos de basura por persona. Afortunadamente, también el volumen de reciclaje está aumentando. En los años ’80 lo Estados Unidos reciclaban un 9% de su basura, hoy este porcentaje ha subido hasta el 32%. Algo muy parecido está ocurriendo en Europa  donde algunos países demuestran una sensibilidad ecológica mayor, como por ejemplo Austria y los Países Bajos, que reciclan aproximadamente el 60% de su basura, o los que están aprendiendo, como el Reino Unido que ha pasado recientemente de reciclar solo el 27% de su basura a duplicar este porcentaje.
El reciclaje representa el último acto  de la vida de un objeto, cuando ya no puede servir más ni reinventarse para cumplir alguna otra función, entonces no queda otra opción que trocearlo y, si es posible, separar sus componentes para fundirlos.
Sin embargo, y aunque el diseñó de un objeto nace para cumplir una función específica, es posible cambiar el destino de un objeto encontrando nuevos usos según progrese la vida del objeto y su desgaste.
Ésta es la apuesta de Superuse, un tablón virtual para el encuentro donde de una variopinta comunidad de arquitectos, diseñadores industriales y otras personas interesadas en encontrar nuevas formas de utilizar objetos que ya no pueden cumplir la función por la que fueron diseñados. Así, la comunidad de Superuse intercambia informaciones sobre lo que han venido a llamar superciclaje (upcycling) en contraposición al bajociclaje (downcycling) que se limita a destruir formas y funciones de un cuerpo pero es incapaz de generar nuevos usos y, sobre todo, vislumbrar aplicaciones novedosas de objetos ya producidos en la industria de la construcción y la decoración, lo que puede aportar ideas y diseños inesperados. Por ejemplo, la estructura del asiento de un coche puede perfectamente dejar la carretera y entrar en una casa, o en una oficina, y con simplemente cambiar la tapicería se puede construir un juego de sofás cómodos y adaptables. Los cubos de basura callejeros pueden fácilmente transformarse para que ofrezcan asiento resistente y móvil a los transeúntes y los neumáticos pueden terminar ofreciendo aislamiento a las paredes de nuestra ‘nueva’ casa.

Anuncios

Construye tu casa

casa paja

La cooperativa BAH (Bajo el Asfalto Está la Huerta) acaba de empezar en Madrid un curso sobre cómo construir casas con balas de paja. La Red de Construcción con Balas de Paja tiene en agenda diversos cursos en Girona y Valencia y su sitio web publica una lista de 32 localidades donde existen construvviones en balas de paja y revoco de arcilla. Esta técnica antigua está siendo recuperada para repoblar (y a veces poblar) áreas rurales y al mismo tiempo para ofrecer respuestas habitacionales asequibles y, sobre todo, sostenibles con el ambiente.
Las balas de paja son un material muy económico, proporcionan un aislamiento muy alto y las técnicas de construcción actuales permiten levantar casas de dos plantas o más. Mucha arquitectura rural tradicional utiliza la paja y la tierra como elemento aislante, lo que reduce de forma importante el consumo energético para calentar o refrigerar los interiores. Estas construcciones permiten perfectamente montar puertas y ventanas así como sistemas de cableado y tuberías necesarias para asegurar que la vivienda ofrezca condiciones de habitabilidad estándar, con agua (aunque de depósito) y servicios higiénicos.

fujy 

Si a pesar de ello, el estilo de estas construcciones resultara de todas formas demasiado alternativo, no es necesario renunciar al diseño y al confort: las técnicas de la arquitectura bioclimática han evolucionado tanto que hoy es posible construir un edificio bioclimático perfectamente compatible con el ambiente, sostenible energéticamente y además de alta tecnología y mucho diseño. Fujy, en la sierra de Madrid, es una casa de más de 300 metros cuadrado que nació como el piso-piloto de un proyecto empresarial basado en la arquitectura sostenible. Fujy reúne muchas de las empresas más punteras en las áreas de los materiales de construcción, la domótica, los sistemas de iluminación, climatización y  aislamiento, el reciclaje de las aguas y de los  residuos. Esta vivienda permite reducir el impacto ambiental en todo el ciclo de vida de la construcción, desde su levantamiento hasta el día en que haya que reformarla o tirarla abajo.