El Nobel Verde premia a la resistencia anónima a favor de la justicia y el ambiente

galardonados

Entregados en abril los Premios Goldman 2007 a personas anónimas que lograron bloquear amenazas para el ambiente.

Seis activistas ha sido galardonados con el Premio Goldman 2007, entregados el 22 de abril en San Francisco en reconocimiento de los resultados obtenidos con su lucha para proteger el medio ambiente llevada a cabo con creatividad y casi sin recursos. Algunos pagaron un alto precio personal para llevara adelante su batalla, como el agricultor irlandés Willie Corduff, que acabó en la cárcel para oponerse a la construcción de un gaseoducto de la Shell. El gobierno irlandés aprobó inicialmente el gaseoducto pero Corduff pudo demostrar que la aprobación era ilegal por violar leyes nacionales sobre ambiente y desarrollo local. Otros jugaron la carta del ingenio, como el emprendedor islandés Orri Vigfússon quien creó una fundación para el Salmon del Atlántico Norte y recaudó más de 35 millones de dólares para comprar los derechos de pesca a organizaciones pesqueras comerciales para bloquear la pesca destructiva del salmón salvaje del Atlántico Norte que en menos de 15 años había reducido del 75 por ciento las pescas en esta zona.

Otro de los galardonados, Hammerskjoeld Simwinga de Zambia, creó un programa de desarrollo comunitario sostenible para repoblar la fauna silvestre nativa en una zona donde la caza furtiva habia diezmado la población de elefantes y que ahora proporciona ingresos por turismo a la población local.

Tres de los galardonados vieron compensada su lucha contra la industria extractiva.

La canadiense Sophia Rabliauskas logró que se estableciera una protección temporal sobre parte de la foresta boreal de Manitoba, amenazada por la construcción de una central hidroeléctrica.

Tsetsegee Munkhbayar trabajó con el gobierno de Mongolia y organizaciones de la sociedad civil para bloquear las actividades extractivas de las minas de oro que estaban destruyendo el frágil sistema de rios y arroyos del país.

La eficaz oposición de Julio Cusurichi a la tala indiscriminada de árboles y su asesoramiento a la Federación Nativa del Río Madre de Dios (FENADAM), ayudó a preservar los bosques originarios de la amazona peruviana y la forma de vida de la población nativa que vive en la zona alrededor del río Madre de Dios.

El Premio Medioambiental Goldman reconoce la labor de activistas comunitarios de base y defensores del medio ambiente a través de una red de 21 organizaciones ecologistas de todo el mundo y un panel de expertos de unas 5 naciones.

El Premio Medioambiental Goldman es un proyecto de la Fundación Medioambiental Goldman, establecida en 1989 y su estructura internacional en red cuenta con el reconocimiento de 113 jefes de estado en todo el mundo. Cada año, el Premio Goldman amplifica las voces de los líderes populares al ofrecerles reconocimiento internacional, mayor credibilidad, visibilidad mundial a las causas que defienden y apoyo financiero (el premio está dotado con 125,000 dólares estadounidenses) para que puedan seguir trabajando en favor de la renovación y protección del medio ambiente.

El Nobel Verde premia la resistencia anónima a favor de la justicia y el ambiente

goldman

Seis activistas ha sido galardonados con el Premio Goldman 2007, entregados el 22 de abril en San Francisco en reconocimiento de los resultados obtenidos con su lucha para proteger el medio ambiente llevada a cabo con creatividad y casi sin recursos. Algunos pagaron un alto precio personal para llevara adelante su batalla, como el agricultor irlandés Willie Corduff, que acabó en la cárcel para oponerse a la construcción de un gaseoducto de la Shell. El gobierno irlandés aprobó inicialmente el gaseoducto pero Corduff pudo demostrar que la aprobación era ilegal por violar leyes nacionales sobre ambiente y desarrollo local. Otros jugaron la carta del ingenio, como el emprendedor islandés Orri Vigfússon quien creó una fundación para el Salmon del Atlántico Norte y recaudó más de 35 millones de dólares para comprar los derechos de pesca a organizaciones pesqueras comerciales para bloquear la pesca destructiva del salmón salvaje del Atlántico Norte que en menos de 15 años había reducido del 75 por ciento las pescas en esta zona.

Otro de los galardonados, Hammerskjoeld Simwinga de Zambia, creó un programa de desarrollo comunitario sostenible para repoblar la fauna silvestre nativa en una zona donde la caza furtiva habia diezmado la población de elefantes y que ahora proporciona ingresos por turismo a la población local.

Tres de los galardonados vieron compensada su lucha contra la industria extractiva. La canadiense Sophia Rabliauskas logró que se estableciera una protección temporal sobre parte de la foresta boreal de Manitoba, amenazada por la construcción de una central hidroeléctrica.

Tsetsegee Munkhbayar trabajó con el gobierno de Mongolia y organizaciones de la sociedad civil para bloquear las actividades extractivas de las minas de oro que estaban destruyendo el frágil sistema de rios y arroyos del país.

La eficaz oposición de Julio Cusurichi a la tala indiscriminada de árboles y su asesoramiento a la Federación Nativa del Río Madre de Dios (FENADAM), ayudó a preservar los bosques originarios de la amazona peruviana y la forma de vida de la población nativa que vive en la zona alrededor del río Madre de Dios.

El Premio Medioambiental Goldman reconoce la labor de activistas comunitarios de base y defensores del medio ambiente a través de una red de 21 organizaciones ecologistas de todo el mundo y un panel de expertos de unas 5 naciones.

El Premio Medioambiental Goldman es un proyecto de la Fundación Medioambiental Goldman, establecida en 1989 y su estructura internacional en red cuenta con el reconocimiento de 113 jefes de estado en todo el mundo. Cada año, el Premio Goldman amplifica las voces de los líderes populares al ofrecerles reconocimiento internacional, mayor credibilidad, visibilidad mundial a las causas que defienden y apoyo financiero (el premio está dotado con 125,000 dólares estadounidenses) para que puedan seguir trabajando en favor de la renovación y protección del medio ambiente.