Daryl Hannah inaugura el festival de cine medioambiental

daryl

La actiz Daryl Hannah ha inaugurado el XIV Festival de Cine de Medio Ambiente de Cataluña (FIMAC) que se celebra en el Prat de Llobregat (Barcelona). La actriz se hizo famosa por su participación en películas exitosas como Blade Runner o Kill Bill, pero muy pocas personas conocen su faceta ecologista: asociada con Charris Ford en Love Life, se dedica a producir cortos ecologistas y de temática medioambiental. Hannan ha aprovechado el escenario del Festival para hablar de las energías renovables y el biodiesel y para presentar algunos de los cortos que ha producido. Además, participa como actriz en la película “French fries to go” que compite en la Sección Premiere. Su interés por el biodiesel la ha llevado a hablar y promover el debate sobre este tema en numerosas entrevistas pública yt programas televisivos. Activista convencida, Daryl invierte una parte considerable de sus ingresos en la productora Love Life y en los cortos de temáticas medioambiental. Además, según afirma, actúa de forma coherente con sus creencias a la hora de utilizar la energía solar para su casa bioclimática. Otras películas destacadas que se presentaron en el Festival fueron “The 11 Hour”, presentada en Cannes por la productora de Leila y Nadia Conners y Leonardo DiCaprio, y “Who killed the electric car”, del director Chris Paine y que cuenta con la participación de Mel Gibson, Tom Hanks, Alexandra Paul y Martin Sheen. La película analiza las razones e intereses que han bloqueado la difusión de los coches eléctricos a pesar de que tienen las mismas prestaciones que un coche a gasolina o gasoil pero son mucho más sostenibles.

Cannes se viste de verde

dicaprioCannes (Reuters) 15 mayo 2007

“El calientamiento global es una realidad. Está ocurriendo”. Con este mensaje el actor Leonardo di Caprio mostró su faceta más activista y lanzó el mensaje más inquietante del Festival. 

El documentario “La hora 11. Consume menos, vive más”,  que presentó en el Festival de Cine de Cannes, habla del calentamiento global de una forma directa y alarmante: estamos viviendo los últimos minutos de la última hora antes de que sea demasiado tarde. Este actor cuyas actividades ecologistas son conocidas desde años, ha querido aprovechar su notoriedad y la repercusión mediática del escenario de Cannes para lanzar un llamamiento: paremos nuestras actividades  contaminantes y salvemos nuestro medioambiente antes de que sea demasiado tarde.
El documentarios es un recorrido divulgativo que identifica diversas causas del calentamiento global apuntando tanto a las acciones cotidianas de las personas de a pie como a las grandes actividades industriales y su impacto en el ambiente.  A lo largo de los 90 minutos que dura el documental, la voz de Di Caprio formula preguntas concretas sobre el impacto que causa el actual estilo de vida y de producción, preguntas que responden diversos científicos de la talla de Stephen Hawking. El enfoque del documentario y el mensaje de Di Caprio no es milenarista, y el mensaje de fondo es que hay esperanza: a pesar de la gravedad de las realidades descritas, es posible hacer algo, todavía. La gravedad del asunto es el tiempo, porque o cambiamos ahora o será siempre más difícil poner remedio a una situación cuyos efectos ya estamos sufriendo.
No es la primera vez que el cine se hace instrumento y canal de difusión de mensajes sociales tan directos. Hace solo un año, el ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, ganó un Oscar por su documentario-denuncia “Una verdad incómoda” (An inconvinient truth), a través del cual logró que los medios de comunicación hablaran de la realidad del calentamiento global, que todos ya experimentamos pero que muchos quieren negar u ocultar.
Según las hermanas Leila Conners-Petersen y Nacia Conners, directoras, coporoductoras y coguionistas del documental, es necesario parar esta especia de suicidio conciente de la humanidad. Kenny Ausubel y David Orr, respectivamente jefe y profesor del departamento de estudios medioambientales de la Universidad de Oberlin, en Estados Unidos, colaboraron en la realización de la película , convenidos de que es necesario informar a la opinión pública de la gravedad de la situación y de que el medio audiovisual es muy eficaz para mover las conciencias. Sin embargo, el documental denuncia la responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos y de su industria, responsable del 75 por ciento de las emisiones globales.